Se abre el telón y aparece una promo de The Walking Dead. Se cierra el telón. ¿Cómo se llama la película? Informe Anual de la Profesión Periodística 2012. Ahora es cuando ustedes se ríen y yo retrocedo 7 años y me matriculo en una carrera con futuro. Historia, por ejemplo. ¿He dicho Historia? Quería decir Filosofía.

El estudio, presentado el pasado 13 de diciembre en la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), aporta infinidad de datos sobre la destrucción de empleo, la precarización, la pérdida de ingresos, la desaparición de pequeños y grandes medios, la concentración televisiva y el bajo nivel de independencia de los periodistas en un país que experimenta, de nuevo, prácticas totalitarias por parte del Estado.

Poco dice sobre la aparición de nuevas plataformas digitales (El diario, Zoom NewsInfoLibre próximamente) y la escalada de las redes sociales en la profesión. Tampoco incluye un pertinente análisis sobre la degradación de la televisión pública desde la llegada del PP al Gobierno, pero, en general, la panorámica del informe es bastante amplia.

Resumiendo:

  1. Entre julio de 2008 y septiembre de 2012 se han perdido 6.393 puestos de trabajo (no contabilizados los EREs en curso en Telemadrid y la Televisión Valenciana, que afectan a casi 3.000 personas más).
  2. En las mismas fechas, han desaparecido 197 medios de comunicación (en su mayoría medios regionales, pero también otros como Público, Qué y ABC Punto Radio está en camino).
  3. El 59% de los profesionales por cuenta ajena trabajan en los medios, frente al 41% que ejercen en gabinetes institucionales. Los primeros, en teoría, se deben a la audiencia; los segundos, a objetivos privados.
  4. El 78,1% de los jóvenes creen que no encontrarán trabajo en el sector al menos durante el próximo año.
  5. El porcentaje de puestos directivos ocupados por hombres triplica al de las mujeres, y el paro entre mujeres duplica al de los hombres.
  6. Sólo la mitad de los periodistas (53,1%) afirman estar satisfechos con sus condiciones laborales (puesto, remuneración, horarios, vacaciones).
  7. Dos de cada tres profesionales están a favor del pago de contenidos en Internet (el porcentaje se incrementa notablemente con la edad).
  8. Los principales problemas de la profesión son, en este orden, el paro y la precariedad (51,4%), la mala retribución, la falta de independencia, rigor y neutralidad y la sobrecarga de trabajo (ligada a la reducción de personal y de medios económicos).
  9. Los periodistas dan un suspenso a su nivel de independencia profesional (4,09), y los ciudadanos confían a medias en la información que reciben de los medios de comunicación: cifran nuestra credibilidad en un 5,42. Ahí quería yo llegar…

graf

Próximamente “Crisis de confianza II. Lo siento, pero ya no te creo”

Anuncios